may 29

Embarazo y lentes de contacto.

Durante el embarazo se producen cambios fisiológicos en la mujer debido a los diferentes cambios hormonales que se producen.

Se ensanchan las caderas, crecen las mamas, frecuentes cambios emocionales.

El sistema visual no es ajeno a estos cambios, sino que puede ser afectado directamente, pueden agravar patologías oculares ya existentes o ser susceptibles a otros procesos que estaban en forma larvada.

Se pueden detectar cambios en los errores refractivos de los pacientes que pueden ser transitorios o permanentes, aunque los errores no suelen dar grandes cambios, estos tienen una tendencia hacia la miopización entre las semanas 31 a 41, relacionado probablemente a un edema corneal creado por la retención de líquidos que se sufre. Estas retenciones suelen desaparecer en unos 2 meses después del parto.

Algunos autores describen una insuficiencia de la acomodación que puede causar problemas en la visión próxima, incrementando los problemas también en visión lejana de los pacientes hipermétropes.

También se describe la irritación ocular.

El edema y alteraciones en el espesor corneal pueden crear una inadaptación a las lentes de contacto. Realizando un simple test de Schirmer tambien podemos apreciar los cambios a nivel de la película lagrimal.

lente-de-contacto

Se ha llegado a presentar una mayor intolerancia a las lentes gas permeables, debido a una mayor sensibilidad por parte del paciente, en caso de necesidad por altas emetropías de estos, se les puede recomendar en este periodo el uso de lentes de contacto desechables, a ser posible diarias, en combinación de lubricantes habitualmente.

Se han descrito casos en el que el embarazo ha acentuado astigmatismo corneales, creando cambios en el eje del astigmatismo, por lo que la refracción de las lentes de contacto hidrofílicas de estos pacientes no corregía su defecto actual.

En general, la mayoría de los problemas vienen generados por los cambios de curvatura corneal relacionados con la edematización que suele sufrir la embarazada en córnea provocando a su vez un cambio refractivo que en la mayoría de los casos remite a las pocas semanas del parto.

En estos casos, el uso de una lente de hidrogel de silicona con un alto DK puede ser una solución parcial, un tema que se sale del ámbito visual pero si es importante para la madre en casos de defectos refractivos altos, es poder llevar este tipo de lentes durante el parto, ya que podrá apreciar perfectamente la evolución de este, cuando nace, lo pesan o lo limpian.

may 29

Tipos de estrabismo

 

tipos estrabismo

Según la dirección de la desviación podemos clasificar los estrabismos en:

  • Estrabismo convergente o endotropia: desviación hacia adentro.
  • Estrabismo divergente o exotropia: desviación hacia fuera.
  • Hipertropia: desviación hacia arriba.
  • Hipotropia: desviación hacia abajo.

Según la persistencia en el tiempo:

  • Estrabismo intermitente: aparece solo en determinadas circunstancias (enfermedad, nerviosismo, cansancio, estres) o en un determinado campo o distancia de la mirada (de lejos o de cerca). Indica cierto grado de visión binocular normal.
  • Estrabismo constante: aparece de forma permanente.

Según la preferencia o no por un ojo:

  • Estrabismo alternante: se emplea indistintamente uno u otro ojo para fijar, mientras que el otro se desvía. Se suele suprimir la imagen del ojo desviado, pero al alternar los ojos, ambos desarrollan una visión semejante, existiendo buena agudeza visual en ambos ojos.
  • Estrabismo monocular: solo se tiene preferencia por un ojo para la fijación y el otro se desvía constantemente. En edades de desarrollo esta condición es propensa a la ambliopía, más o menos profunda, en el ojo desviado.

dic 09

Ectropión

Ectropion Senil

El término ectropión designa la separación del borde de los párpados del globo ocular. La eversión afecta casi exclusivamente al párpado inferior.

Se distinguen las formas:

Congénita.

Senil.

Paralítico.

Cicatricial.

El ectropión senil es la forma más prevalente; las formas paralíticas y cicatriciales ocurren con menos frecuencia. El entropión congénito es muy raro y se asocia, generalmente, a otras anomalías del párpado y la cara, como ocurre en el síndrome de Franceschetti. Su tratamiento es quirúrgico.

Si se deja sin tratamiento, el cierre incompleto de los párpados puede conducir a síntomas asociados a la desecación de la córnea, incluyendo la ulceración por lagoftalmos. Al mismo tiempo, la eversión del punto lagrimal hace que la lágrima se desborde por la mejilla en vez de ser drenada por la nariz. El proceso continuo de secado de las lágrimas aumenta el ectropión y, como consecuencia, se produce blefaritis y conjuntivitis crónicas.

El pronostico es favorable cuando la afección se trata con prontitud. Algunas veces serán necesarias varias intervenciones. La cirugía es más difícil cuando hay fibrosis cicatricial.

En el ectropión senil, el más común, los ligamentos palpebrales y la placa tarsal pueden hacerse más laxos con la edad, haciendo que el párpado inferior se descuelgue hacia afuera. La cirugía es el tratamiento más recomendado. Suele dar buen resultado aumentar la tensión del párpado mediante la resección de una cuña tarsal, seguida de un estiramiento horizontal de la piel.

El ectropión paralítico está causado por una parálisis facial con la pérdida resultante de la función del músculo orbicular de los párpados, que cierra el ojo. Dependiendo de la gravedad de la afección, para evitar la desecación de la córnea pueden ser suficiente soluciones de lágrimas artificiales, gafas con un apéndice protector anatómico lateral o un vendaje en cristal de reloj. En casos graves o irreversibles, el lagoftalmos es tratado quirúrgicamente por medio de una tarsorrafia lateral.

El ectropión cicatricial es la secuela de una inflamación o de un traumatismo. Frecuentemente se requiere cirugía plástica para corregir la deformidad de los párpados.

dic 07

Poder refractivo de la córnea y la lágrima

Más de dos tercios de la refracción del ojo se deben a la córnea, cuya potencia refractante varía desde tan sólo 36 D hasta 50 D, aunque suele tener un valor medio aproximado de 43 D (43.05 D para el ojo esquemático exacto). Aunque el índice de refracción de la córnea es de 1.3376, el queratómetro, instrumento diseñado para medir la potencia refractante de la córnea, es calibrado para un índice de refracción 1.3375, ya que tiene en cuenta la refracción que se produce en la superficie posterior de la córnea. Algunos ojos esquemáticos utilizan otros índices de refracción. La fórmula de cálculo de la potencia de la córnea sería:

P = n (1.3376) – 1 / r

La córnea posee una superficie óptica clara debido a la película lagrimal que la cubre. El índice de refracción más utilizado en la lágrima es de 1.336, el mismo que Gullstrand para el acuoso y el vítreo, valor muy próximo al del agua. Es en la película lagrimal donde primeramente   la luz se refracta y no en la córnea. La importancia de considerar que la refracción tiene lugar en la película lagrimal puede demostrarse calculando primero la refracción que se produce entre el aire y la película lagrimal, y calculando luego la refracción que tiene lugar entre la capa lagrimal y la córnea.

P = n (1.336) – 1 / r

Esta ecuación demuestra que la película lagrimal contribuye casi totalmente a la refracción corrientemente atribuida a la córnea. Suponiendo que la película lagrimal es infinitamente delgada, con lo que la superficie anterior de la córnea tendría el mismo radio de curvatura que la superficie anterior de la película lagrimal, la refracción que tendría en la interfase película lagrimal/córnea vendría determinada por la fórmula:

P = 1.376 – 1.336 / r

Valor que da una pequeña fracción de la refracción que se produce entre el aire y la película lagrimal.

La refracción que tiene lugar entre el aire y la película lagrimal es de poca importancia cuando el optometrista prescribe gafas pero, cuando se adaptan lentes de contacto, éstas provocan un cambio en la curvatura de la película lagrimal. Cuando se adapta una lente de contacto semirígida, esta tiende a mantener su curvatura mientras se encuentra sobre la córnea; por lo tanto una lente de contacto con un radio de curvatura más cerrado que el de la película lagrimal dará lugar a que se cierre el radio de curvatura de esta, mientras que una lente de contacto que tenga un radio de curvatura más plano hará que el radio de curvatura de la película lagrimal se aplane. Normalmente, cuando se adaptan lentes de contacto blandas, éstas generalmente se conforman a la curvatura de la película lagrimal.

dic 07

EXOTROPIA

Entre los niños, aunque no es una condición común, puede apreciarse las exotropias,  entre ellas la condición intermitente, en la que coexisten momentos de ortoforia y momentos de exotropia, que aparecen generalmente en momentos de cansancio, enfermedad, nerviosismo o pérdida de atención.

Es un estrabismo divergente que en algún momento del día no presenta desviación, ya sea de lejos o de cerca, coexistiendo momentos de ortoforia, con visión binocular normal y momentos de exotropia.

Es la exotropia más frecuente en la infancia. La edad de comienzo suele ser entre los seis meses y los 2 años de vida. Aunque  muchas veces la edad de diagnóstico es un poco más tardía, alrededor de los tres a cuatro años.

Probablemente comienzan tempranamente en la infancia en forma de exoforia, que en un pequeño grupo evoluciona a una exotropia intermitente de forma progresiva, que suele ser más evidente en la visión de lejos, si esta evoluciona y no se trata, lleva a la exotropia constante.

Generalmente los niños son asintomáticos, ya que es frecuente la supresión, los signos se manifiestan en forma de astenopía, aunque raramente, debidos a los esfuerzos de fusión y/o diplopia ocasional en los momentos de desviación.

-a veces es la familia que evidencia que en algunos momentos el niño desvía el ojo hacia afuera, en momentos de cansancio, enfermedad, nerviosismo o pérdida de atención, que le nota una mirada extraña o que los movimientos de los ojos no son coordinados, que un ojo se queda como parado.

Una característica casi constante y bastante típica es el cierre de un ojo ante la luz intensa o el sol, o el frotamiento de un ojo. Y es muy frecuente que estos pacientes realicen un parpadeo cuando desvían, para recuperar la ortoforia y la fusión.

La distribución de los errores refractivos es semejante a la de los niños no estrábicos, por lo que es frecuente encontrar una hipermetropía baja tradicional del niño.

No suelen presentar ambliopía o esta es ligera. Sobretodo en dominancias oculares marcadas, donde hay un ojo fijador y el niño desvía el mismo ojo siempre.

En el caso que exista ambliopía, ésta suele deberse a anisometropía. En estos casos se realiza, se hace el diagnóstico diferencial con la microexotropia descompensada, pero es difícil determinarla en niños.

Puede coexistir disfunciones de los oblicuos, siendo la más frecuente la hiperfunción que originan un síndrome V, y pequeñas hipertropias, que generalmente son mantenidas en estado latente.

El objetivo en estos pacientes es mejorar la visión binocular y mantener la estética.

En los menores de 6 años se inicia un tratamiento médico, para demorar la cirugía, en mayores de 6 años se hace necesario el tratamiento quirúrgico.

se corregirá las ametropías y el tratamiento de la ambliopía si existe.

Se realizará un tratamiento antisupresión, oclusiones horarias del ojo director, unas tres a cuatro horas unas dos veces al día.

Cristales esféricos negativos, en niños emétropes o hipermétropes de +1 D. a +2 D., mandamos gafas con una hipercorrección miópica de – 3D. a -4 D. para realizar un esfuerzo acomodativo para ver bien y mejorar el control de la desviación, reduciendo los períodos de exotropia.

La cirugía puede ser el tratamiento definitivo. Se intenta operar por encima de los 6 años de edad, para que el niño desarrolle la visión binocular adulta, o cuando los tratamientos médicos son ineficaces para mantener el control de la desviación y se hace evidente un deterioro sensorio-motor.

Es frecuente la recidiva de la divergencia, buscamos una pequeña hipercorrección inmediata de aproximadamente 5º con diplopia, que dura 2-3 meses. Son frecuentes las reintervenciones, pero su pronóstico es muy bueno.

La exotropia constante es un tipo precoz en la que la desviación es permanente.

Es aquel divergente que tuerce permanentemente tanto de lejos como de cerca. Se consideran exotropias congénitas.

Son mucho menos frecuentes que las endotropias congénitas. Son raras en los niños sanos y se observa con frecuencia en niños prematuros o que han presentado alteraciones neonatales. Su incidencia aumenta en pacientes con alteraciones neurológicas congénitas. Se inician normalmente desde el nacimiento o los primeros meses de vida. Su evolución nunca es hacia la mejoría espontanea.

Los niños suelen ser asintomáticos, habitualmente se encuentra una hipermetropía baja tradicional del niño, sin embargo en algunos casos tienen una asinometropía, lo que puede propiciar que el estrabismo sea monocular.

Existirá ambliopía dependiendo de la dominancia: si es alternante puede no existir, si es monocular habrá ambliopía del ojo desviado, que puede llegar a ser profunda.

En estos niños suele haber ausencia de visión binocular normal, y suele ser irrecuperable aunque se operen precozmente.

El ángulo de desviación suele ser importante, mayor de 20º.

Son frecuentes las disfunciones de los oblicuos: la más común es la hiperfución de los oblicuos inferiores, seguida de la hiperfunción de los oblicuos superiores. Se asocian con frecuencia alteraciones verticales y pueden existir DVD asociadas.

En estos pacientes se realiza una corrección de las ametropías y tratamiento de la ambliopía, en las formas monoculares.

La cirugía tiene una finalidad estética. Puede realizarse cunado es seguro una correcta semiología motora, lo que ocurre a partir de los 2 años. Buscando una microexotropia residual.

Las exotropias secundarias pueden deberse a la evolución de una intermitente o de una endotropia, a cirugía de esta, a a amaurosis o ambliopía en un ojo.

De evolución espontánea de una exotropia intermitente descompensada por falta de tratamiento o, mucho menos frecuente, de la evolución natural de una endotropia, ya que estas tienden a disminuir con la edad, y algunas evolucionan hacia exotropia, generalmente en la adolescencia. Factores determinantes de esta evolución son el inicio precoz, menores de 2 años, ambliopía profunda unilateral, parálisis cerebral e hipermetropía alta.

La categoría postquirúrgica aparece a consecuencia de la cirugía de una endotropia, por hipercorrección.

La sensorial aparece en ojos con amaurosis o con ambliopía profunda, bien por alteraciones orgánicas como cataratas, lesiones retinianas, leucomas, o funcionales, anisometropia importantes. Son poco frecuentes.

Se trata con la corrección de las ametropías y tratamiento de la ambliopía que solo se consigue si existe lesión orgánica, o esta es curable, siempre que el diagnóstico y el tratamiento sean precoces.

La cirugía tiene una finalidad estética, siendo el único tratamiento válido si la desviación es lo suficientemente importante como para causar problemas estéticos.

 

 

 

nov 21

Conferencia sobre el ojo rojo.

Como en las diferentes ocasiones dejamos colgada la presentación para que podais disfrutarla todos, esperando que haya sido de vuestro interes, esperamos veros prontos a todos.

Podeis descargar la presentación en:

Conferencia sobre ojo rojo

 

oct 20

CONFERENCIA. OJO ROJO. CONCEPTOS Y CASOS CLÍNICOS.

El próximo 20 de Noviembre celebraremos la próxima conferencia en la clínica Ocular Visió, en la calle Diagonal 489 de Barcelona.

En este caso el tema central será el ojo rojo, motivo principal en la consulta de urgencias de la práctica oftalmológica.

En un principio de la conferencia tratará sobre los conceptos básicos y los principios que engloban la consulta del ojo rojo. Las patologías más comunes que engloban este concepto, así como las pautas a seguir en cada caso.

En la segunda parte de la conferencia se pasará un video interactivo con presentación de casos clínicos donde los asistentes a la conferencia participarán con sus respuestas en la resolución de los casos.

La conferencia se realizará en la Clínica Ocular Visió de la calle Diagonal 489 de Barcelona el martes 20 de Noviembre a las 20:45 horas.

Las plazas son limitadas, podeis realizar vuestra reserva en la dirección de correo:

bcn@ocularvisio.com

o en el teléfono:

902 02 34 51.

Podeís obtener más información consultando el programa:

PROGRAMA.

oct 16

SISTEMA ÓPTICO DEL OJO

Normalmente para realizar las descripciones del sistema óptico del ojo se utiliza un criterio de signos.

– La luz se propaga de izquierda a derecha.

– Las distancias se miden desde la lente, focales, distancias objetos e imagen, radios y demás.

– Si la distancia es medida en la dirección que se propaga la luz, será de signo positivo. Dicho  de otra manera, si la dirección es de izquierda a derecha, la distancia será positiva.

– Si la distancia es medida en dirección opuesta a la de la propagación de la luz, será de signo negativo. Dicho de otra manera, si la dirección es de derecha a izquierda, la distancia será negativa.

– La trayectoria de los rayos de luz que divergen tendrán un valor negativo, las que convergen positivas.

Convergencia positiva

Las distancias son positivas si se miden por encima del eje óptico, mientras que las que se miden por debajo se consideran negativas.

Las lentes oitivas son aquellas que hacen converger la luz, las lentes negativas hacen que la luz diverja.

La luz diverge tras pasar por una lente negativa

 

La distancia desde la lente hasta el objeto se especifica con la letra minúscula l, la distancia desde la lente hasta la imagen se representa por la letra minúscula l´.

Las distancias se medirán en metros, mientras que la vergencia de la luz se mide en dioptrías, determinandose calculando el valor recíproco de la distancia objeto o imagen, especificada en metros. La vergencia de la luz en espacio objeto vendrá especificada con la letra mayúscula L, y su valor sera 1/l, y la vergencia de la luz en el espacio imagen se especifica por la letra mayúscula L´, cuyo valor es igual a 1/l´.

La potencia de la lente se puede determinar con las fórmulas:

P = L´- L o

1/f´= 1/l´ – 1/l

El sistema óptico del ojo se representa en términos de un ojo esquemático, empleando valores medidos de radios de curvatura de córnea, cristalino, espesores, profundidad de cámara anterior, índices de refracción y longitudes axiales estandarizados, existiendo diferentes ojos esquematizados, entre los más utilizados esta el ojo esquemático de Gullstrand, con los siguientes valores:

Índices de refracción:

Córnea 1.376

Acuoso y vítreo 1.336

Cápsula del Cristalino 1.386

Núcleo del cristalino 1.406

Rádios de curvatura:

Superficie corneal anterior 7.7 mm.

Superficie corneal posterior 6.8 mm.

Superficie anterior del cristalino 10 mm.

Superficie posterior del cristalino 6 mm.

Las longitudes focales son medidas desde el apex corneal:

Distancia focal  objeto o primaria 15.70 mm.

Distancia focal imagen o secundaria: 24.38 mm.

Distancias axiales:

Espesor del la cornea 0.5 mm.

Distancia desde el ápex corneal a la superficie anterior del cristalino 3.6 mm.

Distancia desde el ápex corneal a la superficie posterior del cristalino 7.2 mm.

Distancia desde el ápex corneal a la fóvea – longitud axial del ojo 24 mm.

Planos principale y puntos nodales:

Los planos principales están situados a 1.3 mm y a 1.60 mm del ápex corneal. Son dos planos localizados perpendicularmente al eje de un sistema óptico, de forma que los rayos de luz incidentes que entran en dicho sistema pueden considerarse refractados por una única lente delgada situada en el plano principal objeto, y los rayos de luz que abandonan el sistema óptico pueden considerarse refractados por una sola lente delgada situada en el plano principal imagen. Los puntos principales objeto e imagen, P y P´, son los puntos en que los planos principales atraviesan el eje óptico.

Los puntos nodales están situados a 7.08 y a 7.33 mm. del ápex corneal, localizadose de esta forma a ambos lados de la superficie posterior del cristalino. Son dos puntos localizados sobre el eje de un sistema óptico de tal forma que un rayo incidente dirigido hacia el punto nodal objeto, N, abandona el sistema como si procediera del punto nodal imagen, N´, con su dirección invariable.

Potencias refractivas:

Córnea 43.o5 D.

Cristalino 19.11 D.

Potencia total del ojo 58.64 D.

Ojo esquemático

El estado refractivo de este ojo esquemático simula una hipermetropía de 1 Dioptría, teniendose en cuenta que la longitud axial del ojo es 0.38 más corta que la distancia focal imagen. Los valores corresponden a un ojo en estado desacomodado. Durante la acomodación se producen cambios en la posición de la superficie anterior del cristalino, en sus radios de curvatura y en su potencia.

 

 

oct 10

ENDOTROPIAS

Endotrópia congénita

Las endotropias en el niño suelen predominar sobre las exotropias, pudiéndonos encontrar las no acomodativas, la acomodativa y la congénita.La congénita es de aparición precoz, habitualmente alternante y con fijación cruzada, aparece en los 6 primeros meses de vida, generalmente en los 2 y 4 meses de edad y rara vez en el nacimiento.Frecuentemente hay antecedentes familiares de estrabismos, con incidencia más elevada en niños con parálisis cerebral, hidrocefalia y otros trastornos neurológicos.Habitualmente los niños alternan de forma espontánea su fijación, por lo que no desarrollan ambliopía. Presentan fijación cruzada, con sus ojos en aducción, empleando el ojo derecho para mirar hacia la izquierda y el izquierdo para mirar hacia la derecha. Si desarrolla preferencia por un ojo existirá ambliopía en el ojo desviado.Suele existir siempre dificultad de abducción en ambos ojos a menos que el estrabismo sea monocular en cuyo caso aparecerá solo en el ojo desviado, y nistagmus en su intento, simulando una parálisis congénita del VI par, en el diagnóstico diferencial se puede provocar la abducción mediante la maniobra oculocefálica o tras la oclusión temporal del otro ojo con un parche. Esta dificultad de abducción determina la tortículis horizontal tan característica de los niños que sufren la endotropia, rotando la cabeza hacia el lado del ojo fijador.

El ángulo de desviación suele ser bastante grande en posición primaria, entre 20 a 30 grados de media, atenuándose en las miradas laterales en relación con el grado de dificultad de abducción.

los errores de refracción son semejantes a los de los niños no estrábicos de la misma edad.

Frecuentemente se aprecia una hiperfunción de los oblicuos inferiores, con elevación del ojo en aducción y síndrome V. Existe una alta incidencia de desviación vertical disociada (DVD), consistente en el movimiento lento de elevación de un ojo espontáneamente o tras oclusión. suele ser bilateral y asimétrica. estos niños pueden mostrar también una tortículis con la cabeza inclinada hacia el hombro del ojo fijador.

Habitualmente se asocia con nistagmus latente, que se desencadena al ocluir cualquier ojo.

En el tratamiento en un principio habrá una corrección total de las ametropías si existieran, y tratamiento de la ambliopía monocular.

En la dificultad de abducción, si es alternante, se puede realizar una oclusión total simétrica, tapando igual número de días ambos ojos, o con gafas de sectores binasales, en casos de existencia de defecto refractivo, para que realice movimientos de abducción.

Podemos realizar tratamiento con toxina botulínica antes del año de edad si no existen alteraciones verticales evidentes.

La cirugía suele ser necesaria en casi todos los casos con finalidades exclusivamente estéticas con varias reintervenciones.

Las endotropias acomodativas el ángulo de desviación varía con el esfuerzo acomodativo y desaparece o disminuye tras la corrección de la hipermetropía.

La acomodativa pura es aquella que la desviación se manifiesta únicamente cuando el niño utiliza la acomodación.

La edad de comienzo es muy variable, entre los 6 meses y los 7 años y generalmente entre los 2 a 3 años que es cuando comienzan a realizar esfuerzos acomodativos. Son frecuentes en estos casos, los antecedentes familiares.

En general comienza como un estrabismo intermitente al fijar, especialmente de cerca, un objeto pequeño, con el tiempo este estrabismo se hace constante, siendo más manifiesto de cerca que de lejos.

Habitualmente es monocular, siendo frecuente la ambliopía, entre ligera y media. Si existe una ambliopía profunda, descartaremos una microtropia descompensada por hipermetropía, salvo en inicios templanos que no han sido tratados.

Cuando el niño está en ortoforia, existe visión binocular normal. Cuando desvía, salvo al comienzo que puede aparecer la diplopia, el niño guiña o se frota un ojo ante la luz intensa, existe supresión, por lo que suelen ser asintomáticos.

El ángulo de desviación sule ser menor de 20 grados, aunque puede variar desde microestrabismos a 30 grados.

Suelen presentar hipermetropías bajas o medias, entre dos a 5 dioptrías, pudiendose mayor y en casos muy raros no existir.

El objetivo en estos pacientes es desarrollar una agudeza visual normal.

Se realizará una corrección total de la hipermetropía y se tratará la ambliopía , en muchos casos esto será suficiente para tratar tanto la desviación de lejos y de cerca.

Si la desviación desaparece de lejos, pero persiste de cerca sobre todo al fijar objetos pequeños: prescribimos lente bifocales tipo ejecutivo, mirando que con la adición desaparezca totalmente la desviación de cerca, acomodando con un test de detalles pequeños y disociando con el cover alterno.

Es posible incluso con la mejor corrección que quede microestrabismos con supresiones que tendrán que ser tratadas con penalizaciones ligeras u oclusiones parciales para conseguir la ortoforia y la visión binocular normal.

La cirugía únicamente está indicada si existe ortoforia y visión binocular normal de lejos con la corrección total de la hipermetropía y persiste endotropia de cerca incluso tras adición y en endotropias acomodativas puras descompensadas.

Las endotropias parcialmente acomodativas son aquellas en que no toda la desviación depende de la acomodación.

Se produce con frecuencia cuando hay retraso entre el inicio de la endotropia acomodativa y el tratamiento, o cuando se prescribe mal al principio una hipocorrección hipermetrópica.

En estos casos se hace una corrección total de la hipermetropía y tratamiento de la ambliopía, disminuyendo la endotropia con la persistencia de un pequeño ángulo residual.

Si el ángulo residual es importante se realiza cirugía desde del punto de vista estético, actuando solo sobre el componente no acomodativo.

Las endotropias no acomodativas son aquellas que el ángulo de desviación no varía con el esfuerzo acomodativo. Esta forma de estrabismo es la más frecuente y con una alta incidencia familiar. Suele comenzar entre los 12 meses y los 4 años de edad, aunque puede ser más tarde pero antes de los 6 a 7 años.

El comienzo puede ser brusco, tras un estado febril o un estrés físico o emocional, o insidioso con un ángulo de desviación que va aumentando en magnitud y frecuencia hasta que se hace constante. Al principio el niño puede manifestar diplopia o cierre o guiñe un ojo.

Habitualmente es monocular con ambliopía de grado variable en el ojo no fijador, dependiendo del tiempo de evolución del estrabismo, aunque puede ser alternante.

El ángulo de desviación suele ser inferior de 20 a 25º.

Aunque puede haber hipermetropía, no suele ser alta y su corrección no influye en la desviación.

Puede haber disfunción de los músculos oblicuos, con consecuente patrones en A o V.

En estos casos se corrige las ametropías si existen y se trata la ambliopía.

La cirugía tiene normalmente la finalidad estética, aunque en algunos casos se obtiene la ortoforia y la visión binocular normal.

Pdemos encontrar endotropias de pequeño ángulo denominadas microtropia, pueden ser primarias, mostrándose como tal desde su inicio, con una alta incidencia hereditaria y familiar, o secundaria a cirugía de estrabismo.

Es monocular, con gran tendencia a desarrollar ambliopía media-profunda en el ojo desviado, con alta tendencia a la recidiva. En los niños con ambliopía en un ojo sin causa aparente, hay que descartar un microestrabismo con fijación excéntrica.

La frecuencia de fijación excéntrica es alta.

El ángulo de desviación es menor a 5º. Puede permanecer como tal toda la vida o, en algún momento, transformarse en una endotropia de mayor ángulo.

Se tendrá que corregir las ametropías y tratar la ambliopía, previniendo la frecuencia de recidiva.

La endotropia sensorial es debida a amaurosis o ambliopía profunda de un ojo, unilateral, causado por reducción unilateral de la agudeza visual que dificulta o impide la fusión. Aparece en ojos con amaurosis o ambliopía profunda, debido a alteraciones orgánicas como las cataratas o lesiones retinianas, o funcionales como anisometropía importante.

El cuadro clínico suele ser moderado con gran tendencia a la hipercorrección quirúrgica o a la exotropia espontánea.

Hay que hacer una corrección de la ametropía y tratamiento de la ambliopía si existe lesión orgánica, o esta es curable, en tratamientos y diagnósticos precoces, durante el desarrollo visual.

La cirugía suele ser estética. Frecuentes reintervenciones, ya que al ser un ojo con baja visión, siempre da la impresión de que no está bien y sus característica es la inestabilidad angular.

 

 

 

sep 14

Exploración en el ojo rojo

Inyección Ciliar

En el examen del ojo rojo, para una evaluación básica, puede que con una lámpara de hendidura, una linterna en caso de no contar, fluoresceina y oftalmoscopio, pueda ser suficiente para una buena revisión.

En primer lugar se inspeccionan los anejos oculares junto con la región orbitaria, comprobando la existencia de tumefacción, hemorragia, secreción, herida, así como el cierre palpebral.

Exploración de los fondos de saco conjuntivales, tanto inferior como superior, así como la conjuntiva tarsal.

En conjuntiva y esclera hay que valorar hemorragias, secreciones, cuerpos extraños o tumefacciones.

El enrojecimiento puede ser difuso o localizado, en el anillo alrededor de la córnea denominandose inyección ciliar, o profunda, esclerar. En casos de quemazón ocular, la aparición de una zona sin vasos indica isquemia.

A nivel corneal comporbaremos su transparencia, que sea avascular y sus sensibilidad mediante una torunda de algodón.

M;ediante tinción de fluoresceina se comprueba las irregularidades o existencia de cuerpos extraños en córnea.

Se debe intentar evaluar la profundidad de la cámara anterior, haciendo incidir la luz de la lámpara de hendidura de forma tangencial al plano del iris y de la pupila, si la cámara es estrecha, presenta un iris convexo del que la luz tangencial ilumina solo la mitad, quedando la otra en la sombra.

Los movimientos de los ojos deben ser conjuntos y simétricos, explorándose en las cuatro posiciones cardinales de la mirada así como en las oblicuas intermedias.

Se debe comprobar la forma de la pupila, tamaño, centralidad y reactividad a la luz, así como su reflejo. La prueba se puede realizar con una simple linterna evaluando la presencia de midriasis y miosis, tanto directa como consensual, así como de anisocoria.

En el ojo rojo se puede apreciar una alteración de la función visual periférica, con agudeza visual central. Normalmente en estos casos utilizaremos el método de confrontación bimanual, explorando cada ojo por separado a una distancia de un metro, presentando un dedo en los cuadrantes temporal y nasal.

Se medirá también la presión intraocular, por el riesgo de un glaucoma agudo que puede dar como síntoma el ojo rojo, en estos casos, en profesioales experimentados, el método digital es muy útil, comparando a través del párpado cerrado, con los dedos la consistencia del globo ocular. Evitar este método en heridas penetrantes del globo ocular.

Es util también es estos casos realizar una oftalmoscopía directa, que nos informará también de la transparencia intraocular, pudiendo determinar opacidades de los medios.

Entradas más antiguas «

» Entradas más recientes