Pide cita sin compromiso
902 02 34 51
Reserva
cita
Compra
online

Cornea

Ectasias corneales

Se producen cuando la córnea presenta un adelgazamiento progresivo y una protrusión que lleva a un aumento exagerado de su curvatura, produciendo mala visión. En estados avanzados puede que el paciente no tolere corrección óptica (ni gafas ni lentes de contacto). Se puede necesitar un trasplante de córnea en casos muy avanzados.
Entre las ectasias corneales más importantes encontramos el queratocono, queratoglobo y la degeneración marginal pelúcida.
Los síntomas generales son picores continuos y sensación de ojo seco. En estados avanzados pueden empeorar los síntomas.
Hay diferentes tratamientos según la progresión de la ectasia. La solución tradicional ha sido la cirugía de trasplante de córnea, y los últimos avances son la implantación de Intac, la técnica crosslinking o la combinación de ambas.

Queratitis

Se trata de una inflamación de la córnea, que puede ser debida a diferentes causas.
Los síntomas generales dependiendo del tipo de queratitis son dolor ocular, sequedad, sensación de arena, fotofobia, ojo rojo, opacidad corneal, irritación corneal, sensación de cuerpo extraño, etc.
En algunos casos, se puede asociar con una inflamación de la conjuntiva (conjuntivitis).
Estos síntomas pueden aparecer en mayor o menor medida dependiendo de la causa que ha provocado la queratitis desde el trauma a la exposición a radiaciones UV o productos tóxicos, a las queratitis infecciosas debido a bacterias o virus...
El tratamiento dependerá del tipo de queratitis que nos afecte.

Ojo seco

Suele ser una afectación de la lágrima que puede traer como consecuencia molestias oculares e inflamación tanto de la córnea como de la conjuntiva.
Este ojo seco puede ser debido tanto a causas fisiológicas (naturales) como causa de una patología.
Los síntomas son irritación ocular, sensación de arena o cuerpo extraño, sequedad ocular, disminución de la agudeza visual, fotofobia ...
El tratamiento dependerá del grado de ojo seco, podemos tratar con fármacos, tapones lagrimales o una intervención quirúrgica en los casos más severos

La información presente en la web no remplaza si no complementa la relación médico-paciente. En caso de duda consulte con el médico de referencia.
Haz clic aquí y reserva ahora tu visita