¿Qué es el estrabismo?

El estrabismo es la falta de alineamiento de los ojos.

Si los hombros de un ojo no trabajan de manera coordinada con los del otro ojo se produce un estrabismo, es decir, una desviación real de los ojos conocida vulgarmente como «ojo bizco».

Produce una pérdida de visión estereoscópica (profundidad) que puede ser reversible dependiendo de la edad del paciente y del tipo de estrabismo.

Tipo de estrabismos

Estrabismos convergentes: Son los más frecuentes y es cuando los ojos se desvían hacia la nariz.

Estrabismos divergentes: Son los ojos desviados hacia fuera, son menos frecuentes y les molesta la luz brillante del sol, se controlan con gafas, pero la mayoría requieren intervención quirúrgica.

Estrabismos verticales: El ojo se desvía hacia arriba o hacia abajo.

Estrabismos congénitos: Presentes en el nacimiento y no mejoran con las gafas.

Ojos normales

Estrabismos convergentes

Estrabismos divergentes

Estrabismos verticales

Tratamientos para el estrabismo

  • Cirugía: Es una cirugía segura, pero los ojos no siempre quedan perfectamente alineados después de la primera intervención y a veces requieren más de una operación para ponerlos rectos del todo.
  • Gafas: Afectan a la posición al cambiar la reacción de la persona al enfoque. Los prismas cambian la dirección de la luz y por lo tanto las imágenes, lo que provoca el cambio en la posición del ojo.
  • En determinados casos se puede corregir con ejercicios oculares.

Preguntas Frecuentes

El estrabismo se manifiesta principalmente por la desviación de uno de los ojos. Esta desviación puede ser constante o intermitente, manifestándose en algunos momentos o trabajos concretos. También podemos detectar, en algunos casos, una posición anormal o mala postura de la cabeza que recibe el nombre de tortícolis. Otras veces puede observarse mala postura corporal y disminución de la AV visual de uno de los ojos, «ojo vago», visión doble, dolor, mal cálculo de las distancias y relieves.

Es una de las afecciones oculares más comunes en niños, por lo que una buena detección a tiempo de la causa del estrabismo por parte del oftalmólogo especialista permitirá que el desarrollo del ojo se efectúe de forma eficaz.

Las causas que pueden pueden provocar un estrabismo pueden ser múltiples: un ojo que tiene un mayor defecto refractivo que el otro (provocando una mala visión de éste y haciendo que el cerebro elimine esta imagen y desvíe el ojo), defectos refractivos altos en ambos ojos, alguna privación de la visión de uno de los ojos (cataratas congénitas), defectos primarios de los músculos del ojo responsables de los movimientos oculares e incluso enfermedades neurológicas. En general, podemos decir que los ojos que tienen una mala visión tienden a desviarse, por lo que es muy importante, ante cualquier sospecha de desvío de un ojo, la visita con el médico especialista en oftalmología y estrabología.

Es posible que, en las primeras semanas de vida, un bebé muestre movimientos extraños de los ojos y desviaciones intermitentes que tienden a desaparecer con el tiempo. Si persisten, es importante tener los presentes, ya que puede tratarse de señales de problemas serios en el ojo o en otras partes, por lo que un diagnóstico a tiempo es importante para iniciar el tratamiento lo antes posible. Generalmente una desviación que persista más allá de los dos meses posteriores al nacimiento se considera estrabismo.

El diagnóstico del estrabismo sólo lo puede realizar el especialista médico estrabólogo, pero la desviación de un ojo en momentos determinados es señal de sufrir un estrabismo intermitente.

Existe un cierto componente de herencia del estrabismo, o lo que suele ser más común, de heredar la causa que creó este estrabismo, por lo que es importante hacer un examen familiar si existe un miembro que sufra estrabismo.

Algunos tipos de estrabismos pueden afectar al niño en su desarrollo de en cuanto a la percepción de la profundidad, provocando un desarrollo más lento a la hora de caminar e interactuar con las cosas. En edades escolares puede afectar la capacidad de lectoescritura, por lo que una valoración adecuada de la visión y la movilidad es necesaria si aparecen estos problemas o se tienen sospechas.

Un verdadero estrabismo no llega a curarse solo, siempre requiere tratamiento clínico y/o quirúrgico de acuerdo con el caso. A veces hay casos que simulan o parecen un estrabismo, pero en realidad no lo son: a esto se le llama «pseudoestrabismo» y generalmente se debe a la apariencia y configuración de los párpados o del puente de la nariz. Puede desaparecer al crecer el niño.

Como hemos comentado, el estrabismo puede ser debido a varios factores, por lo que el médico especialista estrabólogo determinará la causa del estrabismo y lo tratará. Entre los diferentes tratamientos habría la corrección de los defectos refractivos, oclusiones del ojo, cirugía o inyecciones de sustancias como la toxina botulínica.

Opiniones de pacientes reales

Adela Ayala Peralta (50 años)
Vitrectomía + Cirugía de Catarata

«Estoy muy contenta con la cirugía. Sentía que cada día se aceleraba un poco más la pérdida de mi visión y eso me daba miedo. Pero el Doctor Farrando, gracias a su cercanía y a sus explicaciones, logró calmarme y hacerme entender que todo iba a mejorar. La operación ha merecido la pena, muchas gracias al Doctor Farrando y a todo su equipo

Deogracias Rodríguez (66 años)
Cirugía de Catarata

«Desde el inicio todos los profesionales han sido atentos, cercanos, y me han explicado la intervención de manera clara. Mi experiencia ha sido realmente buena, como si me hubiese tocado la lotería: veía muy mal y la operación ha supuesto un gran alivio

Josefina Goméz Mayo (73 años)
Cirugía de estrabismo ADULTO

«No puedo estar más agradecida con la Dra. Monés. Antes antes no podía si quiera realizar del todo bien las cosas básicas, como bajar las escaleras o servirme un vaso de agua. Ahora la calidad de mi visión y, por tanto, de mi vida, ha dado un gran cambio para mejor. Recomiendo totalmente esta cirugía

Elisabet Luceno Gracia, madre de Nil Soto Luceno (7 años)
Cirugía de estrabismo pediátrica

«Magnífica intervención y gran profesional la Dra. Monés. Estaba muy nerviosa por la cirugía, pero ella y su equipo consiguieron hacer que nos sintiéramos en confianza y todo salió genial. Además, la recuperación de Nil fue muy rápida y favorable

Vicente Garcia Must, padre de Alaitz Garcia Gonzalez (10 años)
Cirugía de estrabismo pediátrica

«Todo el proceso fue muy bien, tanto la cirugía como la organización previa. Estamos muy contentos